viernes, 6 de mayo de 2011

Periodistas, no monigotes


La tercera jornada de huelga a las puertas de El Correo la estamos centrando en recordar por qué estamos aquí: por todos los compañeros que ya se han ido, sobre todo por los que han echado, y porque no queremos que echen a ninguno más. Nuestra caseta de feria particular es un rincón de flamenco protesta para que a Paco, a Lola, a Brenda, a Álvaro, a Olga, a Felipe, a Antonio, a Chelo, a las Marialuisas, a Mónica y a todos los demás no les siga ningún otro que no quiera irse. Porque queremos que El Correo deje de ser un periódico de huelga y vuelva a defender los intereses por los que fue fundado: que ni una sola línea responda a otros intereses que no sean los de la verdad y la Justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario