sábado, 15 de septiembre de 2018

Otro artículo censurado en El Correo de Andalucía


Pascual González, histórico integrante del conjunto Cantores de Híspalis, es columnista de El Correo de Andalucía desde los años 90.

Su columna de mañana no la podrás leer en el periódico. La propiedad considera que no se puede publicar porque hace mención al cierre patronal disimulado que planea el dueño del grupo editor, Antonio Morera Vallejo.

Nuestros antecesores de ese correo de los 70 lucharon contra la censura y publicaron la primera entrevista con Felipe González cuando era un clandestino. Nosotros queremos ser dignos de maestros como Juan Holgado o Villagrán.

Este es el artículo. Lo firma Pascual González

LA TRASTIENDA HISPALENSE
¡VIVA SEVILLA!
El Correo de Andalucía, el periódico que fundara el arzobispo Marcelo Spínola en 1899, integrándolo en un proyecto católico, cierra sus puertas. Atrás quedó sepultada la llamada “Buena Prensa” y el movimiento misionero del siglo XIX que dio lugar a la Sociedad Católica de los Buenos Libros que fue pionera de un proceso apostolizante de la prensa con numerosas publicaciones en revistas y periódicos fundados por los agustinos franceses, en 1873, a través de la Maison de la Bonna Presse.
La creación de la Asociación de Nuestra Señora para los Buenos Libros y la Prensa Católica, por parte del Cardenal Sancha, en 1894, cimentó la fundación de publicaciones de revistas y periódicos españoles, con el marchamo de “prensa buena” entre los que El Correo de Andalucía comenzó a destacarse, desde sus inicios, por el gran rol de periodistas y colaboradores con los que contó a lo largo de su magnífica trayectoria. Una aventura periodística que, según dice Manuel Gómez Cardeña en el prólogo de Cien Años de Sevilla, se adentró y llevó al gran público los principales acontecimientos mundiales y nacionales, la I Guerra Mundial, la Guerra Civil, la Dictadura de Primo de Rivera, las Exposiciones Universales del 29 y del 92, la Transición Democrática y la Autonomía de Andalucía, así como todo lo relacionado con la Historia y Evolución de las Cofradías de Sevilla, y con la Feria de Abril, principales festejos de un abanico literario que siempre abrió sus varillas a todas las manifestaciones importantes sevillanas como la Cabalgata del Ateneo, la procesión del Corpus y la bendición de Nuestra Señora de los Reyes, entre otras muchas con aura de Gloria y de Maestranza, de Velá y de San Miguel, de Cruz de Mayo y Rocío, de Sevilla y de Sevilla.
Y en Sevilla, se desmorona un gran castillo de 119 años que creíamos de piedra solida e invulnerable, resultando ser de sencilla arena a la que un material corrosivo llamado ERE deteriora y deshace, ante los ojos de Blas Infante, en la Gota de Leche. Un fusilamiento colectivo del arte de la “buena prensa” en el paredón de los nuevos tiempos, la tapia del modernismo galopante, principal culpable de la falta de conservación del elitismo literario, de las buenas letras y de la histórica prensa.
Todos sentimos, hace unos días, la rabia y la impotencia de ver cerrar las puertas del Correo TV. Hoy lloramos viendo la expiración del segundo periódico más viejo de España. ¿Qué hacemos? ¿Qué decimos? ¿Qué reivindicamos? ¿Qué cantamos?... Solo se me ocurre la introducción y cierre de mi tema “Adelante”… El hombre camina por el mundo, grabando sus huellas en la eternidad, buscando las puertas abiertas de amor y caminos de felicidad. A los autores y compositores, juglares trovadores y músicos que entregan su vida por un simple abrazo de comunicación con su gente. A todos: ¡Adelante!
Mi grito preferido de reivindicación y reinvención, “Adelante”, con el que seguiré con mi trastienda abierta para que todos sigáis visitándome mientras Dios quiera, porque Dios es el único que, sin mi permiso, puede echar las trancas de mis puertas. ¡Viva Sevilla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario